VERRUGAS

Pdga:  Carolina Delgado Ortíz. 


Definición y Características  

Las verrugas son tumores benignos provocados por el virus papova. Pueden aparecer a cualquier edad pero son mas frecuentes en niños y adultos jóvenes en los cuales se ha calculado una incidencia de mas o menos el 10% a la que se ve notoriamente aumentada en pacientes inmunodeprimidos.Se piensa que el hombre es el unico reservorio de éste virus, se transmite por contacto directo o por células descamadas de la piel. La maceración y heridas en la piel son factores predisponentes para su transmisión.

Las verrugas plantares son lesiones planas o discretamente solevantadas de consistencia firme y profunda, en general redondeadas. Tienen una superficie áspera e hiperqueratosica  aunque en un comienzo aparecen como lesiones vesiculares subepidérmicas de contenido cristalino que van de 1 a 2 mm.

Producen intenso dolor a la deambulación o a la compresión local, se ubican alrededor de zonas de hiperpresión como el trípode plantar. Pueden ser únicas o múltiples, éstas últimas forman las verrugas en mosaico.

Los núcleos son blandos y pulposos, están rodeados de un anillo córneo firme, ésta manifestación no aparece en ninguna otra clase de verruga y se asemeja en algo al núcleo de los helomas comunes. Por toda la superficie de la placa pueden observarse múltiples puntos negros de tamaño pequeño. Ellos son resultado de las papilas hipertrofiadas. La ruptura de los vasos pueden permitir el escape de pequeñas masas de sangre a la epidermis, siendo transportadas a la superficie en forma de puntos negros, tal como se los observa clínicamente.

Histología

En la epidermis es donde se observan las principales características histológicas. Existe una acantosis circunscrita pronunciada con proyecciones interpapilares alargadas conocida como papilomatosis y un engrosamiento de la capa cornea debido a hiperqueratosis y paraqueratosis.

Citología

La citología de las verrugas de reciente aparición, puede demostrar células gigantes vacuoladas y en la microscopía  electrónica se ven partículas virales en los núcleos de éstas células.

Tratamientos

No existe un tratamiento único, además muchas veces ocurren remisiones espontáneas y en otros casos no hay respuesta favorable a los tratamientos indicados e incluso recidivas.

Criocirugía: Es el tratamiento a elección en la mayoría de las formas clínicas. Produce una quemadura por congelamiento, (nitrógeno líquido), formándose una ampolla local dolorosa, que posteriormente se necrosa y cae, sacando habitualmente toda la verruga, sin dejar cicatrices si ha sido bien utilizada.

Electrodesecación: Primero se anestesia un punto fuera de la lesión con un chorro de cloruro de etilo. Se inyecta luego clorhidrato de procaína al 2% en el punto anestesiado, se aplica corriente de desecación, prontamente el calor provoca un levantamiento de la zona grisácea  que de pronto se torna luminiscente. Se levanta el área grisacea con una pinza y luego se recorta con una tijera curva de punta afinada
Se debe extirpar con bisturí el crecimiento papilomatoso, y cubrir con gasa yodo formada al 5%.

Las curaciones se cambian cada tres días hasta que la herida cicatrice, lo cual tiene lugar al cabo de dos o cuatro semanas.

Radioterapia: Se debe resecar el tejido hiperqueratósico con bisturí hasta encontrar un núcleo central oscuro y se le aplica luego radioterapia a la lesión.
Una semana o dos después del tratamiento, la lesión puede estar algo más sensible que de costumbre y su examen puede revelar un halo eritematoso sumamente tenue. Esa sensibilidad cesa prontamente y el eritema desaparece del todo mientras que la lesión se afina para curar enteramente al cabo de 5 a 7 semanas.

Nieve Carbónica: Aplicada  en forma de lápiz. Es necesario rebajar la verruga y congelarla a presión durante 1 a 2 minutos.

Ácidos Sulfúrico, Nítrico, Diacético y Otros.: Estos pueden ser utilizados después de un cuidadoso resecado. Se pintan las raíces de la verruga con ácido. Luego de ello se aplican cristales de ácido salicílico. Esto se hace cubriendo los restos de la verruga con una fina capa de crema evanescente, colocando algunos cristales de ácido salicílico con una espátula en lo que queda de la verruga y luego cubriendo todo con tela adhesiva. Este vendaje se cambia en una semana y se repite en tratamiento hasta su curación.

*Nota: Cada vez se utilizan menos los tratamientos de extirpación con incisión quirúrgica y la radioterapia.
            El estado inmunológico es importante estudiarlo, pues la existencia de múltiples verrugas puede asociarse a estados de inmunodeficiencia que, en muchos casos, pueden ser corregidos; además, la aparición de múltiples verrugas en mujeres mayores de 40 años, puede asociarse a un defecto inmunobioquímico o Ca preexistente no diagnosticado

 

Las verrugas plantares son lesiones planas o discretamente solevantadas de consistencia firme y profunda, en general redondeadas. Tienen una superficie áspera e hiperqueratosica  aunque en un comienzo aparecen como lesiones vesiculares subepidérmicas de contenido cristalino que van de 1 a 2 mm.

Producen intenso dolor a la deambulación o a la compresión local, se ubican alrededor de zonas de hiperpresión como el trípode plantar. Pueden ser únicas o múltiples, éstas últimas forman las verrugas en mosaico.

Los núcleos son blandos y pulposos, están rodeados de un anillo córneo firme, ésta manifestación no aparece en ninguna otra clase de verruga y se asemeja en algo al núcleo de los helomas comunes. Por toda la superficie de la placa pueden observarse múltiples puntos negros de tamaño pequeño. Ellos son resultado de las papilas hipertrofiadas. La ruptura de los vasos pueden permitir el escape de pequeñas masas de sangre a la epidermis, siendo transportadas a la superficie en forma de puntos negros, tal como se los observa clínicamente.

Histología

En la epidermis es donde se observan las principales características histológicas. Existe una acantosis circunscrita pronunciada con proyecciones interpapilares alargadas conocida como papilomatosis y un engrosamiento de la capa cornea debido a hiperqueratosis y paraqueratosis.

Citología

La citología de las verrugas de reciente aparición, puede demostrar células gigantes vacuoladas y en la microscopía  electrónica se ven partículas virales en los núcleos de éstas células.

Tratamientos

No existe un tratamiento único, además muchas veces ocurren remisiones espontáneas y en otros casos no hay respuesta favorable a los tratamientos indicados e incluso recidivas.

Criocirugía: Es el tratamiento a elección en la mayoría de las formas clínicas. Produce una quemadura por congelamiento, (nitrógeno líquido), formándose una ampolla local dolorosa, que posteriormente se necrosa y cae, sacando habitualmente toda la verruga, sin dejar cicatrices si ha sido bien utilizada.

Electrodesecación: Primero se anestesia un punto fuera de la lesión con un chorro de cloruro de etilo. Se inyecta luego clorhidrato de procaína al 2% en el punto anestesiado, se aplica corriente de desecación, prontamente el calor provoca un levantamiento de la zona grisácea  que de pronto se torna luminiscente. Se levanta el área grisacea con una pinza y luego se recorta con una tijera curva de punta afinada
Se debe extirpar con bisturí el crecimiento papilomatoso, y cubrir con gasa yodo formada al 5%.

Las curaciones se cambian cada tres días hasta que la herida cicatrice, lo cual tiene lugar al cabo de dos o cuatro semanas.

Radioterapia: Se debe resecar el tejido hiperqueratósico con bisturí hasta encontrar un núcleo central oscuro y se le aplica luego radioterapia a la lesión.
Una semana o dos después del tratamiento, la lesión puede estar algo más sensible que de costumbre y su examen puede revelar un halo eritematoso sumamente tenue. Esa sensibilidad cesa prontamente y el eritema desaparece del todo mientras que la lesión se afina para curar enteramente al cabo de 5 a 7 semanas.

Nieve Carbónica: Aplicada  en forma de lápiz. Es necesario rebajar la verruga y congelarla a presión durante 1 a 2 minutos.

Ácidos Sulfúrico, Nítrico, Diacético y Otros.: Estos pueden ser utilizados después de un cuidadoso resecado. Se pintan las raíces de la verruga con ácido. Luego de ello se aplican cristales de ácido salicílico. Esto se hace cubriendo los restos de la verruga con una fina capa de crema evanescente, colocando algunos cristales de ácido salicílico con una espátula en lo que queda de la verruga y luego cubriendo todo con tela adhesiva. Este vendaje se cambia en una semana y se repite en tratamiento hasta su curación.

*Nota: Cada vez se utilizan menos los tratamientos de extirpación con incisión quirúrgica y la radioterapia.
            El estado inmunológico es importante estudiarlo, pues la existencia de múltiples verrugas puede asociarse a estados de inmunodeficiencia que, en muchos casos, pueden ser corregidos; además, la aparición de múltiples verrugas en mujeres mayores de 40 años, puede asociarse a un defecto inmunobioquímico o Ca preexistente no diagnosticado

volver

  www.edepach.cl                                                          

volver