volver

 MELANOMA

(Melanoma Maligno, Nevocarcinoma, Melanocarcinoma, Melanoblastoma)

Extractado por  Podologo Sr. Alejandro Iribarren G.


Melanoma es el nombre genérico de los tumores melánicos o pigmentados una grave variedad de cáncer de piel, causante de la mayoría de las muertes relacionadas a cáncer de piel. Se trata de un tumor generalmente cutáneo, pero también del intestino y el ojo (melanoma veal) y altamente invasivo por su capacidad de generar metástasis.

Estos tumores,correspondientes al grupo de cánceres embrionario, se originan en nevos pigmentados del tipo "de unión", destacándose por su malignidad.

En casi todos los casos, con el transcurso de los años los nevos pigmentados se tornan fibróticos y pequeños, y muestran otros cambios regresivos. Sólo en raras ocasiones se desarrollan alteraciones malignas.

Un nevo negro-azulado o moteado que generalmente está desprovisto de pelo y puede ser plano o redondeado. imperceptiblemente elevado o netamente elevado, constituye el tipo más peligroso de nevo, especialmente si acaba de aparecer o tiene manifestaciones recientes de proliferación.

Los signos clínicos de transición de un nevo benigno pigmentado del tipo "de unión" a un melanoma maligno, son: (1) aumento de tamaño; (2) aumento en la tonalidad; (3) formación de costras; (4) pérdida de sangre; (5) ulceración; (6) adenopatía; (7) formación de nódulos firmes en el interior del lunar o como satélite a su alrededor. Aun cuando los tumores son, en primer término, del tamaño de una cabeza de alfiler hasta el de una arveja, los mismos pueden adquirir un tamaño mucho mayor y tornanse platiníferos, fungibles o lucrados. Empero, por regla general la ulceración y hemorragia son síntomas tardios.Usualmente el dolor no es uniforme en todo el tumor; es probable que se encuentra irregularmente distribuido, siendo pardo grisáceo, negro azulado, o negro. Puede haber puntos color sepia o negro profundodesparramados alrededor de la lesión. El aumento de tamaño del lunar puede estar precedido, en varios meses, por un aumento en la tonalidad de la pigmentario. Existe  una variedad en la que se forma poco pigmento, la cual se denomina melanina no pigmentándola pero que tiene tanta malignidad como la forma pigmentaba.

El melanina maligno de la piel puede aparecer en cualquier parte de la superficie corporal. Las estadísticas demuestran que aproximadamente el 10% se registra en el pie , 12% en la cara, y 6% en el abdomen, brazos o cuello. La enfermedad puede aparecer a cualquier edad, desde la infancia hasta la vejez. Las mujeres resultan afectadas en mayor proporción que los hombres, y la raza negra no está exceptuada. En una serie de casos relarada por Embustear, Seteno y Sotuto, prácticamente una cuarta parte de todos los melanomas malignos de la piel, o de los nódulos que los precedieron, habían recibido un tratamiento médico inadecuado previo.

MELANOMA SUBUNGUEAL

El melanina subigüela, también denominado panadizo melancólico es un tipo que se desarrolla en el lecho de la uña o en su pliegue lateral. Es común la falta de diagnóstico durante muchos meses, debido a su aparición insidiosa. A menudo los primeros cambios consisten, sencillamente, en una decoloración de color pardo claro de un pequeño punto en el pliegue lateral de la uña, o en la matriz.  Quizás la parte adyacente a la uña se presente levemente erosionada, levantada, con surcos o escamosa. Generalmente se sospecha una infección nicótica y, en consecuencia, durante meses se aplica la respectiva medicación.

En cambio, debe practicarse una biopsia sin demora alguna, la cual es fácil de efectuar. Con el tiempo la lesión se torna nodular o multimedia, desarrollándose metástasis en los ganglios axilares o epitrocleares. La ulceración local constituye una manifestación tardía. Las estadisticas demuestran que el melanoma subungueal tiene un pronóstico más favorable que la mayoría de los melanoma, resultando curado por amputación del dedo afectado y hasta de la falange distal únicamente si el diagnostico es hecho con suficiente precocidad. 

Existe una influencia de la pubertad y las hormonas sexuales sobre la malignidad del melanoma. Durante el embarazo existe una tendencia, entre los nevos pigmentados, a aumentar de tamaño; también en esa época aparecen angiomas estrellados y "rubíes". Esta tendencia se torna más terriblemente manifiesta en el caso de melanomas, los cuales invariablemente acusan un crecimiento dinámico que conduce a una muerte temprana.

Las mujeres que han sido operadas por melanoma deben ser advertidas del peligro de embarazarse. 

volver

  www.edepach.cl